Morriña y nostalgia del Au Pair

Un nuevo país, un nuevo idioma y, en muchos casos enfrentar el mundo sola por primera vez. Es muy normal que un Au Pair eche de menos a su país durante la estancia. No obstante, la familia anfitriona puede hacerla sentir como en casa.

Las primeras semanas estarán llenas de nuevos estímulos y de mucha emoción por la nueva experiencia. No obstante, también podrían ser las más difíciles pues la Au Pair debe acostumbrarse a estar lejos de su familia y amigos. Tras algunos meses y cuando todo se ha vuelto ya una rutina, también es posible que la morriña comience a aparecer y la Au Pair sienta que se está perdiendo de mucho en casa.

¿Pero cómo solucionar el problema?  Tenemos varios consejos para la familia anfitriona.

Morriña Au Pair
Morriña Au Pair

Consejos contra la morriña

La familia debe motivar al Au Pair a salir de casa y disfrutar de su vida en el país anfitrión. ¡Será esencial que le ayuden a hacer amigos! Para esto, deben permitirle asistir al curso del idioma pues es el mejor lugar para hacer nuevos contactos.  Por supuesto, deben respetar sus tiempos libres para que fortalezca esas relaciones.

Como anfitriones, es igualmente importante hacer sentir a la húesped bienvenida en la familia. Aconsejamos invitar al Au Pair a los diferentes eventos familiares y presentarla con otros miembros de la familia para que se sienta acogida y no como un empleado.

Además de estos consejos, tener una buena charla también será de gran ayuda. La familia debe estar al pendiente del sentir de su Au Pair y ganarse su confianza. Hablen sobre la nueva ciudad, sobre los niños y sobre su adaptación al nuevo país.

Luchar contra la morriña nunca es fácil pero se puede vencer. No hay que olvidar que la nostalgia es parte normal del choque cultural. No obstante, con el apoyo de la familia no debe convertirse en un problema que ocasione al fin anticipado de la estancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *